Más previsiones: Wetter nachsten 21 tage
domingo, mayo 19, 2024

Riquelme despedida, figuras y emociones

La fiesta que desató Juan Román Riquelme en La Bombonera, el protagonista no olvidó su rol de líder y actor principal y allí se lució, como en la cancha.
Era su fiesta y el hombre, cuando se terminaron las acciones deportivas, se paró en el medio de una Bombonera caliente y efervescente y trabajó como un auténtico maestro de ceremonia.
habló y agradeció. Y cuando los hinchas interrumpían con sus cantos, les pidió poder culminar con sus palabras y hacer hincapié en algunos personajes. Y pidió agua y siguió… Todo giró en torno a Juan Román Riquelme y este fue su discurso final en la noche en la que tuvo su «Last Dance».
“Estoy demasiado feliz. quiero agradecerles a todos los entrenadores, mis compañeros, el hecho de que yo les caiga bien a todos ustedes. Entré en el 96, en una película. La película más linda que le puede pasar a un persona. Yo soñaba de chiquito ser futbolista, cuando corría en Don Torcuato soñaba con ser el Beto Márcico, Maradona, el Manteca Martínez… y tuve la suerte de ser compañero”, arrancó Romy, micrófono en mano y en el centro del campo de juego.
Luego llegó la hora de los participantes de la fiesta, con un foco especial a los entrenadores que marcaron al ídolo, como José Néstor Pekerman, Alfio Coco Basile y Carlos Bianchi: “Hoy vinieron los jugadores de la Selección, que les quería decir muchas gracias. Se pasaron, dejaron de jugar hace muy poquito y han hecho un viaje muy pero muy largo. En el primer día que dije que iba a hacer la fiesta me dijeron que sí. El cuerpo técnico también. José (Pekerman), usted de chiquito fue mi entrenador, me ha ayudado mucho, espero que sea muy feliz usted y toda la familia. Coco con esa barba, gorra, me ha enseñado como deportista, pero más como es la vida. Lo quiero mucho Coco, me costó mucho encontrarlo. Y después, acá el señor (Bianchi), quien llegó en el 98. Usted es el culpable que todos los bosteros pensemos que ganar la Libertadores es fácil. La culpa es toda suya. Que la gente nos tenga cariño a nosotros es porque nos enseñó a competir, a intentar ser los mejores. Solamente le tengo que decir gracias, lo quiero mucho, me siento parte de su familia. Sé que usted me quiere mucho, le mando un beso grande a Margarita”, continuó.
Lo que siguió fue la dedicatoria especial a los dos futbolistas más destacados de la historia de la Selección Argentina: Diego Maradona y Lionel Messi, quien participó de la fiesta y la gente Xeneize inició su operativo clamor: “He sido un afortunado. Me tocó jugar con el más grande que vi de chiquito, que fue Maradona”, dijo Román mientras se sacaba la camiseta del partido y se colocaba en su lugar una de Boca con la 10 del Diego.
“Hoy es un día maravilloso para todos los bosteros, porque podemos disfrutar. Después pasó el tiempo, me puse más viejo, pero tuve la suerte de jugar con alguien increíblemente grande, que no sé si es más que Maradona, no sé si es menos, pero tuve la suerte de jugar con los dos. Sé Enano (por Messi) que tenías que irte de vacaciones. Le pido disculpas a tu familia que se tuvo que quedar un par de días más… Para todos los bosteros tenerte acá es inolvidable”, continuó mirando a los ojos a La Pulga.

Mira estas noticias