Más previsiones: Wetter nachsten 21 tage
sábado, mayo 18, 2024

Firpo-Dempsey: a un siglo de la pelea del siglo

Se cumplen 100 años del primer gran acontecimiento deportivo que sacudió a Argentina. La pelea cambió la historia del boxeo argentino. Las razones por las que el Toro de Las Pampas no pudo conquistar el título de los pesados.

Habituados a vivir en un presente rabioso y desmemoriado, puede parecer exótico recordar un remoto acontecimiento deportivo que sucedió hace exactamente 100 años. Pero un siglo exacto despues, los tres minutos y 57 segundos que duró la pelea entre Jack Dempsey y Luis Angel Firpo por el título mundial de los pesados siguen manteniendo vigente su potencia emotiva. Tanto que aún hoy está considerada una de las tres peleas más dramáticas de todos los tiempos.

Con el reglamento actual de tres caídas por round, Firpo hubiera perdido en menos de un minuto: Dempsey lo derribó nueve veces (siete en el primer round y dos en el segundo) y le ganó por nocaut en la segunda vuelta. Pero a punto estuvo Firpo de ser el primer campeón del mundo del boxeo argentinoen el infernal primer asalto, mandó a Dempsey fuera del ring con

Aquella batalla del viernes 14 de septiembre de 1923 fue fundante en muchos aspectos. Y trascendió largamente el hecho pugilístico. La expectativa atravesó todas las clases sociales y acaso, fue el primer gran acontecimiento deportivo que sacudió la sociedad argentina. Provocó tal conmoción que, en muestra de reconocimiento por la bravura de Firpo, el intendente de la ciudad de Buenos Aires, Carlos Martín Noel, derogó el 3 de febrero de 1925 la ordenanza que llevaba 32 años prohibiendo el boxeo en el ámbito de la Capital y rehabilitó su práctica.

O sea: Firpo cambió la historia. Transformó una actividad que desde 1892 era marginal y clandestina en un fenómeno masivo y popular.

Por eso, cada 14 de septiembre, la Argentina celebra en su memoria el Día del Boxeador. un terrible mandoble de derecha y el campeón estadounidense demoró 17 segundos en retornar al cuadrilátero levantado en el Polo Grounds de Nueva York. Si el árbitro Jack Gallagher hubiera contado los diez segundos, la historia del boxeo se habría escrito con otro trazo. Pero consideró inválida la caída y ordenó la continuidad.

El «Toro de las Pampas»

En el Polo Grounds de Nueva York, ante 80 mil fanáticos, Firpo salió a escena convirtiéndose en el primer iberoamericano en disputar una corona del mundo, en este caso la de los pesos completos, ante Jack Dempsey, uno de los mejores púgiles de la historia.

Nacido en la localidad bonaerense de Junín, Firpo tenía una ventaja física sobre su rival: era 9 centímetros más alto y lo superaba en el peso por unos 12 kilogramos. De entrada nomás, Firpo le hizo sentir el rigor de su derecha al super campeón. Con un directo lo hizo apoyar la rodilla en tierra, algo que hoy en día hubiera ameritado un conteo de protección.

Dempsey se recuperó con rapidez de ese golpe del argentino y enseguida empezó a propinarle un castigo feroz que terminó con Firpo en la lona. El Toro hizo gala de su coraje y se puso de pie para dar pelea.

Jack, que olía sangre, no le dio respiro y volvió a derribarlo una y otra vez. Firpo acumuló 7 caídas en esos primeros dos minutos de pelea. Una situación así, hoy en día, habría sido suficiente para dar por culminada la pelea (a la tercera caída se acaba la historia).

Sin embargo, en los albores del boxeo profesional aún no existían esas reglas y la pelea continuó. Dempsey estaba enceguecido por culminar la faena:y creía a Firpo ya vencido y ese error casi le cuesta la derrota.

Porque Luis aprovechó los descuidos defensivos del campeón y le propinó una serie de golpes con su mano derecha hasta que un cross a la mandíbula lo mandó afuera del ring. Sí, literalmente, el cuerpo de Dempsey pasó entre las cuerdas y aterrizó sobre la máquina de escribir de un periodista que se encontraba en el ring side.

En abierta violación al reglamento, el campeón fue asistido por los propios periodistas y ayudado a recomponer la vertical para reingresar al cuadrilátero. Firpo ya se creía campeón, porque habían pasado 17 eternos segundos sin Dempsey en el ring.

Sin embargo, el árbitro le dio continuidad a la pelea y ese primer round, tal vez el más salvaje de la historia del boxeo, culminó con las dos fieras malheridas.

En el segundo asalto, el norteamericano lució más recuperado que su oponente y salió decidido a terminar la historia. Volvió a derribar a Firpo tres veces más y la última fue la definitiva. Nocaut en el segundo round.

Luis Ángel Firpo, recibido como héroe en la Argentina

Tras la caída final, Dempsey se acercó para ayudar a que Firpo se levantara y le estrechó un abrazo de reconocimiento por su coraje y su categoría. Días después, El Toro de las Pampas fue recibido como un héroe en la Argentina y recibió la licencia número 1 como boxeador, dando inicio así al boxeo profesional en el país.

Tiempo después de aquella pelea histórica, el árbitro Jack Gallagher, admitió sin ningún pudor su favoritismo por el campeón: “Si fuera por mí, el título de peso pesado jamás saldría de los Estados Unidos”. Esas declaraciones le valieron las críticas de propios y extraños que lo llevaron a vivir un tormento que no pudo soportar, por lo que terminó quitándose la vida.

Firpo siguió destacándose en el boxeo, volvió a pelear en los Estados Unidos y se retiró a los 41 años, para dedicarse a la actividad agropecuaria. Murió de un infarto a los 65 años.

Mira estas noticias